29 de marzo de 2009

En un lento degradé.

331615_VBHLJYVXXNHKFGB Que te quedarás conmigo una vida entera. Que contigo adiós invierno, sólo primavera. Que las olas son de magia y no de agua salada. Yo te creo todo y tú no me das nada, tú no me das nada. Que si sigo tu camino llegaré hasta el cielo, tú me mientes en la cara y yo me vuelvo ciega. Yo me trago tus palabras, tu juegas un juego. Y me brilla el mundo cuando dices luego, cuando dices luego. Cuando dices siento, siento que eres todo. Cuando dices vida, yo estaré contigo. Tomas de mi mano y por dentro lloro, aunque sea mentira me haces sentir viva. Aunque es falso el aire, siento que respiro. Mientes tan bien, que me sabe a verdad, todo lo que me das. Y ya te estoy amando, mientes tan bien que he llegado a imaginar, que mi amor llenas tu piel. Y aunque todo es de papel, mientes tan bien. Quédate un momento así, no mires hacia mí que no podré aguantar, si clavas tu mirada que me hiela el cuerpo, me ha pasado antes, que no puedo hablar. Tal vez pienses que estoy loca y es verdad un poco, tengo que aceptar. Pero si no te explico lo que siento dentro, no vas a entender cuando me veas llorar. Nunca me sentí tan sola, como cuando ayer de pronto lo entendí mientras callaba: la vida me dijo a gritos que nunca te tuve y nunca te perdí y me explicaba, que el amor es una cosa que se da de pronto en forma natural lleno de fuego, si lo fuerzas se marchita y sin tener principio llega a su final. Ahora tal vez lo puedas entender, que si me tocas se quema mi piel. Ahora tal vez lo puedas entender y no te vuelvas si no quieres ver, que lloro por tí. Que lloro sin tí, que ya lo entendí que no eres para mí y lloro. No, no es necesario que lo entienda por que nunca le ha servido la razón al corazón, el corazón no piensa. No mi vida ¿para qué te esfuerzas? No me tienes que explicar, siempre amaré tu libertad, por mucho que eso duela. Y sí, entiendo que quieres hablar, que a veces necesitas saber de mí. Pero no sé si quiera saber de tí, vivir así, seguir así, pensando en tí. Suelta mi mano ya, por favor. Entiende que me tengo que ir. Si ya no sientes más este amor, no tengo nada más que decir. No digas nada ya por favor, te entiendo, pero entiéndeme a mí. Cada palabra aumenta el dolor y una lágrima quiere salir. Y por favor no me detengas, siempre encuentro la manera de seguir, y de vivir, aunque ahora no la tenga. Y no mi vida, no vale la pena ¿para qué quieres llamar? Si la que era yo, ya no va a estar, ésta es la ultima cena. Y sí, entiendo que quieres hablar, que a veces necesitas saber de mí. Pero no sé si quiera saber de tí, vivir así, seguir así, pensando en tí. Suelta mi mano ya, por favor. Entiende que me tengo que ir. Si ya no sientes más este amor, no tengo nada más que decir. No digas nada ya por favor, te entiendo, pero entiéndeme a mí. Cada palabra aumenta el dolor y una lágrima quiere salir. Busqué tu mirada y no la pude encontrar. Luché contra el miedo y no le pude ganar. Huí de tu nombre y lo oí cada vez, más fuerte. Corrí como una loca, sin moverme de aquí. Traté de olvidarte y solamente sufrí. Y fue demasiado este peso de no tenerte. Por buscarte, me he perdido yo. En la sombra de tu amor, pues, la espera terminó. Ya no voy luchar, ya no quiero olvidar. Me voy a entregar del todo a este dolor, ya no voy a correr. No me quiero mover, la luz llegará. No importa donde estés, sabrás que te amo con la brisa del mar, sabrás que te extraño y no lo puedo evitar. Pero si te sigo esperando, me vuelvo loca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada