21 de enero de 2010

Almost Perfect.

353e15a394b7d2dc16e330c1ea940ed7

Esto siempre fue una cuestión de equilibrios. La naturaleza nuestra siempre lo quiso así, los que erramos el camino somos nosotros. El día que mi sonrisa se me escapa de los labios, el día que no estás forzando ser alguien que no sos. El día que dejamos las complicaciones de lado y nos bañamos de simpleza.

Es tan simple la ecuación perfecta que a veces se nos nubla la cabeza. Esas ideas que no son. Esos sentimientos que no van. Esas actitudes que nos sorprenden a nosotros mismos, y que no entendemos por qué las adoptamos. Esas reacciones naturales

Lo simple siempre fue lo que estaba adelante de nuestros ojos, pero que nunca quisimos ver. Lo simple siempre fue lo que veía todo el mundo, y lo complicado siempre fue la verdad retorcida hasta la mentira que nos obligamos a decir.

Nuestra psique colectiva y nuestros tácitos acuerdos no entienden de censura, actúan por mecanismos automáticos; esas medias verdades/medias mentiras cuidadosamente construidas son, después de un punto, voluntarias. Elegimos la ceguera, porque el pánico nos acecha cada vez que abrimos los ojos. Y otro tácito acuerdo se forma, cuando somos consientes de todo y decidimos mutuamente ser conscientes de nada.

Lo simple siempre fue que uno más uno, siempre nos daba uno. Lo complicado siempre fue tratar de que nos diese dos.

Perfecto sería dejar de esquivar los secretos. Perfecto sería abrir los ojos y lidiar con ese pánico. Perfecto sería hacernos cargo. Perfecto sería abandonar lo complicado. Perfecto sería dejar de confundir los límites; perfecto sería si nos los hubiese. Porque todo lo tuyo es mío, y lo mío es tuyo. Es nuestro.

Pero casi perfecto es dejar que todo fluya naturalmente; porque eventualmente, cada pieza se acomoda en su sitio. Casi perfecto es ese lenguaje invisible cuando se hablan nuestras miradas, sin nuestros labios decir una palabra. Casi perfecto es escuchar tu risa, escuchar mi risa, unidas en un coro infinito de diversión. Casi perfecto es complementarnos casi a los golpes, yendo por alguna parte oscura esperando chocarnos con algún límite que nos cuesta encontrar. Casi perfecto es no darnos cuenta de que un mundo nos rodea cuando estamos juntos. Casi perfecto es perder el sentido del tiempo, porque podemos estar años sin aburrirnos nunca.

Casi perfecto es tenerte y no tenerte, desearte y no desearte, quererte y no quererte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada